Organizar nuestras tareas es fundamental para evitar sentirnos sobrepasadas. En este post te doy algunas ideas sencillas y prácticas para organizarte mejor.

¿Has tenido alguna vez la sensación de que no llegas a todo? A veces parece que 24 horas son pocas para todo lo que tenemos que hacer y que al final del día estamos agotadas y con la impresión de que nos quedan muchísimas tareas por terminar.

La casa, los niños, citas médicas, llevar el coche al taller… si no contamos con un buen sistema de organización corremos el riesgo de ir por la vida con prisas de un lado a otro y terminar con esa desagradable sensación de no haber sido productiva.

En este post te traigo algunos consejos prácticos y sencillos para que aprendas a organizar tus tareas y disfrutar de más tiempo libre.

Foto de Bich Tran en Pexels

Organización del menú semanal

Una de las tareas que mas tiempo y energía nos quita es la eterna pregunta de «¿qué comemos hoy?». Tomarnos un ratito a la semana para organizar el menú nos va a permitir comer de una manera más sana, variada y económica.

Ventajas de planificar el menú

Planificar un menú, aunque a priori parezca una tontería, va a hacerte la vida mucho más fácil:

  • menos carga mental: al tenerlo planificado, es una tarea diaria menos de la que tienes que ocuparte
  • menos tiempo perdido: vas «a tiro hecho», en 10 minutos puedes tener lista la comida cada día
  • mejor para tu salud: si no planificamos el menú es más fácil acabar comiendo precocinados o comida rápida poco saludable
  • mejor para tu bolsillo: vas a hacer un consumo más responsable y a desperdiciar menos comida.
organizar el menu
Foto de Ella Olsson en Pexels

¿Cómo se organiza un menú?

Para organizar un buen menú semanal, puedes seguir estos consejos:

  1. Lista de la compra inversa

    Lo primero es saber qué tenemos en casa, antes de lanzarnos al supermercado. Se trata de revisar congelador, nevera y despensa y comprobar aquello que está apunto de caducar, lo que más tiempo lleve congelado o esas verduras que se están poniendo mustias, y aprovecharlo para nuestro menú.
    Con esto evitamos que se nos estropee la comida y tengamos que tirarla o comprar por duplicado alimentos que ya tenemos.

  2. Diseñar el menú

    Podemos hacernos un cuadrante de comidas y cenas para toda la semana, que iremos rellenando con los platos que más nos gusten.
    Este sistema nos permite controlar las veces a la semana que comemos carne , pescado, legumbres… y llevar así una alimentación más sana.
    Puedes dejar un día sin planificar, que puede servir para terminar con las sobras que hayan quedado durante la semana o para salir a comer fuera. Hay un montón de plantillas en pinterest o puedes hacerla tu misma.

  3. Ir a comprar

    Sabiendo cuáles son los platos que vais a comer durante la semana y los alimentos que tienes en casa, es más sencillo hacer la compra, adquiriendo sólo lo que necesitas y evitando los alimentos poco recomendables. El ahorro está asegurado.

  4. ¡A cocinar!

    Puedes cocinar en el día, cocinar la noche anterior o hacer Batchcoocking, que no es más que cocinar el fin de semana todos los platos y guardarlos en la nevera y congelador para consumirlos durante la semana. Personalmente, prefiero cocinar el día de antes por la tarde, pero cada familia debe encontrar el sistema que más le conviene.
    Si vas a hacer Bathcooking, asegúrate de conocer los tiempos de conservación de cada alimento en el frigorífico y cuáles se congelan mejor que otros.

Listas para todo

Los que me conocen saben que soy la «reina de las listas». Tengo listas para todo y el motivo es muy sencillo: cuántas más listas utilices, menos carga mental tienes.

Confiar en nuestra buena memoria es bastante arriesgado y lo más normal es que al final algo se olvide… y te des cuenta justo cuando estás apunto de dormirte ¿a que sí? Con una buena lista, no te volverá a pasar.

Y ¿qué puedes apuntar en esas listas? lo que quieras. Te pongo algunos ejemplos, como no podía ser de otra manera, en una lista 🙂

  • libros, películas o series que quieres ver
  • ropa que necesitas
  • lo que necesitas meter en la maleta para un viaje
  • ideas de regalos para cumpleaños
  • ideas geniales que se te ocurren en plena calle
  • tareas que quieres hacer al llegar a casa
  • y mil cosas más

Llevar siempre una libreta encima e ir apuntando las cosas que van surgiendo es la mejor manera de no olvidarlas. De hecho, hay una frase que decimos mucho y me produce infinita ternura: «no se me puede olvidar…» y se te olvida, nunca falla.

lista de tareas para organizar

Planificar la ropa

Otro sumidero por el que se escapa el tiempo es el armario. ¿Cuántas horas de tu vida has perdido mirando un armario abierto y pensando que no tienes nada que ponerte?

Ahora mismo, con las aplicaciones móviles, sabemos con exactitud el tiempo que va a hacer cada día de la semana. Dedicar media hora los domingos por la tarde a preparar y separar la ropa de la semana te puede ahorrar tiempo y preocupaciones.

Puedes dejar los conjuntos de ropa separados y colgados en perchas, de modo que por la mañana solo tienes que coger el que corresponde para ese día y ¡listo! un look impecable y sin perder la cabeza.

organizar ropa
Foto de Mica Asato en Pexels

Centro de comando familiar

El centro de comando familiar es un concepto muy extendido en países anglosajones y que me parece tremendamente útil para organizar una casa.

Se trata de un panel colocado estratégicamente en un lugar de la casa y en el que se apunta todo lo que afecta a la familia, de modo que todo el mundo puede , de un solo vistazo, obtener toda la información.

Puedes encontrar muchos diseños elaborados en pinterest, como los que te muestro más abajo, pero los elementos mínimos con los que tiene que contar tu centro de comando familiar son estos:

  • un calendario
  • un planificador mensual donde apuntar todas las citas o eventos
  • el menú de la semana
  • un casillero para cada miembro de la familia, en el que se pondrán los documentos pendientes (las notas para firmar, una factura pendiente de pago, una autorización para el colegio, recetas para la farmacia…)
  • un bloc de notas para apuntar, por ejemplo, la lista de la compra.

El centro de comando familiar debe estar accesible a todas las personas que vivan en la casa, de modo que puedes colocarlo en una pared, por ejemplo en la entrada de casa, o en la cocina, como hago yo.

centro de comando para organizar
Mi centro de comando familiar, en la puerta del frigorífico

Además de ser muy útil para organizar el día a día de toda la familia, el centro de comando es una fantástica herramienta para que los más pequeños aprendan a responsabilizarse de ciertas tareas, así como para facilitar la corresponsabilidad en la pareja.


Aprender a organizarnos no sólo va a hacer nuestra vida más sencilla, si no que también nos ayudará a ahorrar dinero y llevar una vida más saludable.

Si en ocasiones sientes que no llegas a todo, que tienes mil tareas que hacer y no sabes por dónde empezar o si la culpa por no poder pasar más tiempo con tu familia te invade, te animo a que pongas en práctica alguno de estos trucos.

¿Qué trucos usas para organizarte? ¿Te animarías a probar alguno de estos? Espero que te haya parecido interesante. ¡Gracias por leerme!

¿Te ha gustado?

Haz click en las estrellas para valorar

Promedio de puntuación 4.2 / 5. Vote count: 6

Sé el primero en votar

As you found this post useful...

Follow us on social media!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?