Las sillas de coche para recién nacidos son sistemas de protección fundamentales para garantizar la seguridad en los desplazamientos en automóvil. ¿Sabes cómo elegir? En este post vemos las claves.

Según la Dirección General de Tráfico, los accidentes suponen la primera causa de muerte en niños de entre 5 y 14 años. Además, se estima que el 60% de los niños fallecidos en colisiones de tráfico no llevaban sistema de retención infantil o lo llevaba de manera incorrecta.

Por este motivo, conocer qué tipo de silla para coche debemos emplear para cada etapa del desarrollo de nuestro bebé es primordial para evitar lesiones graves o incluso la muerte en caso de accidente.

En este post vamos a ver cuáles son las características que deben tener los sistemas de retención infantil para automóvil y cuál es el más indicado para viajar con recién nacidos.

Homologación de las sillas de coche

En un tema tan importante como la seguridad, es fundamental que la silla cuente con sellos o garantías de homologación. Que una silla esté homologada garantiza que ha pasado unos estrictos controles de efectividad y que se ha fabricado de acuerdo a los requisitos establecidos.

Actualmente en España podemos encontrar dos tipos de homologación de sillas de coche para niños que corresponden a normativas europeas:

  • ECE R44/04: esta normativa está vigente desde 2004 y clasifica las sillas infantiles en función del peso del niño
  • ECE R129 ( i-Size): comenzó a implantarse en 2013 y, al contrario que la anterior, hace la diferenciación dependiendo de la estatura.

Ambas homologaciones son actualmente válidas, aunque los fabricantes deberán ir progresivamente adaptándose a la más actual.

¿Qué diferencia hay entre las homologaciones?

Existen diferencias entre estos sellos de garantía de seguridad que deben conocerse. A continuación, te presento una breve comparativa.

Normativa ECE R44/04

En la ECE R44/04 los sistemas de retención infantil se clasifican en distintos grupos en función exclusivamente del peso. Esto puede dar lugar a errores, ya que podemos cambiar al niño de grupo demasiado pronto una vez que alcanza un peso mínimo.

Además, el periodo de viaje a contramarcha se establece hasta los 9 meses, con el problema de que muchos niños alcanzan ese peso demasiado pronto y puede dar la falsa sensación de que podemos poner la silla en sentido de la marcha de manera segura cuando en realidad no es así.

Con esta normativa, los sistemas de retención infantil pueden clasificarse en los siguientes grupos:

  • GRUPO 0/0+ (0-13 KG): para usar en sentido contrario a la marcha.
  • GRUPO I (9-18 KG): en este grupo el niño va en posición sentada o reclinada y es recomendable que vaya a contramarcha
  • GRUPO II (18- 25 KG) puede colocarse en ambos sentidos de la marcha.
  • GRUPO III (25-36 KG): Se trata de un elevador de asiento, sin respaldo.

Normativa i- Size

La normativa ECE R129 i-Size es más exigente que su predecesora ya que evalúa la protección que ofrece al bebé en caso de un impacto lateral. Además, establece un mayor periodo de tiempo en el que el niño debe viajar a contramarcha (hasta los 15 meses), lo que aumenta la seguridad notablemente, como veremos después.

Por otra parte, esta normativa clasifica las sillas en función del peso y altura del niño. Así se adapta mucho mejor a su desarrollo y fisionomía a la hora de elegir el sistema de retención infantil que le corresponde.

Sin embargo, no todos los coches son compatibles para este tipo de sillas, puesto que requieren del sistema de anclaje Isofix, por lo que es recomendable informarse de si podemos instalar este tipo de sillas para bebés en nuestro vehículo antes de realizar la compra.

En este tipo de normativa, tan solo existen dos grupos de sistemas de retención infantil: hasta 105 cm de altura y entre 100 y 150 cm.

La silla debe estar bien colocada y el arnés ajustado para que la sujeción sea correcta

¿Qué sillas de coche deben usar los recién nacidos?

Como hemos visto anteriormente, existen diferentes tipos de sillas en función de la etapa de desarrollo del bebé. Para recién nacidos, podemos encontrarnos dos tipos de sistemas de retención infantil: Grupo 0/0+ según la antigua normativa y Sillas de 40 a 105 cm de acuerdo a la normativa i-Size.

Grupo 0/0+

Se utilizan desde el nacimiento y hasta los 10 kg en el caso del grupo 0 y hasta los 13 kg en el caso del grupo 0+. Siempre deben instalarse a contramarcha, preferiblemente en el asiento trasero central.

Silla de 40 a 105 cm

En este caso la utilidad viene marcada por la estatura del niño, de modo que la misma silla puede servirnos desde el nacimiento hasta los 4 años aproximadamente. Permiten la instalación a contramarcha durante más tiempo que, como veremos más adelante, es mucho más segura.

Existe otra opción que es transportar el bebé en el capazo sujeto con el cinturón de seguridad, pero está completamente desaconsejado por ser muy poco segura. Tan solo en grandes prematuros puede contemplarse esta opción.

Es importante recordar que el lugar más seguro para colocar las sillas para coches es el asiento trasero central. En el caso de querer instalarlo en el asiento del copiloto, es imprescindible desactivar el airbag de ese asiento.

La silla debe instalarse sin prisas y siguiendo las instrucciones del fabricante, así que mejor no esperar al momento del parto y tenerlo todo preparado unas semanas antes. Para abandonar el hospital, el bebé ya debe ir en su sistema de retención perfectamente colocado.

Actualmente existe en el mercado una amplia variedad de sillas de coche para recién nacido, por lo que resulta especialmente útil consultar una guía comparativa de los mejores modelos si estamos buscando un sistema para proteger a nuestro bebés durante los viajes en coche.

sillas de coche para bebés
El recién nacido debe abandonar el hospital en su sistema retención infantil.

Siempre a contramarcha

Los datos son muy claros. Viajar a contramarcha reduce hasta en un 90% el riesgo de sufrir lesiones graves. De hecho, en países como Suecia o Noruega, han conseguido reducir la mortalidad infantil en accidentes de tráfico a cero implantando la contramarcha obligatoria.

Esto se debe a la anatomía de los niños pequeños: cabeza grande y pesada, cuello aún sin osificar completamente, pelvis estrecha y cartilaginosa… Estas características hacen que ante un impacto la tracción recaiga sobre la cabeza y el cuello, provocando lesiones potencialmente mortales.

Al viajar en contra del sentido de la marcha, la fuerza del impacto recae sobre la estructura de la silla, protegiendo así al niño. Por este motivo se recomienda orientar las sillas a contramarcha al menos hasta los 4 años de edad, o incluso más tiempo si es posible.

Se recomienda orientar las sillas a contramarcha al menos hasta los 4 años de edad, o incluso más tiempo si es posible. Clic para tuitear
Viajar a contramarcha tanto tiempo como sea posible

¿Nueva o de segunda mano?

El sistema de retención infantil es una de las mayores inversiones que los padres debemos hacer. Y en ocasiones puede resultar de precio elevado.

En el mercado existen numerosos modelos con unos precios que van desde los 200 hasta más de 1000 euros. Por este motivo, es fácil caer en la tentación de buscar una silla de segunda mano con la intención de que sea más barata.

Sin embargo, esto es un error que puede tener graves consecuencias.

En primer lugar, porque las sillas de coche para bebés tienen fecha de caducidad ,entre 5 y 10 años, en función del fabricante. Pasada esa fecha no se garantiza que la silla cumpla los requisitos de seguridad y puede suceder que al comprar una de segunda mano no podamos averiguar cuál es su fecha máxima de utilización.

En segundo lugar, cualquier impacto que haya sufrido el automóvil en el que haya estado instalada la silla, incluso a poca velocidad, puede dañar su estructura y estabilidad. Estos cambios, por ligeros que sean, pueden aumentar la peligrosidad en caso de accidente.

Por estos motivos, está desaconsejado usar una silla de segunda mano, bien comprada o si nos la ha regalado otra persona, puesto que pueden no cumplir su función y dejar al bebé desprotegido.


Está demostrado que las sillas de coche para bebés y niños son un elemento clave a la hora de realizar viajes en automóvil. de modo que los menores que midan menos de 135 cm deben ir siempre en sus sillas, por muy corto que sea el trayecto.

Es fácil encontrar en el mercado gran cantidad de marcas y modelos de sillas para coche homologadas, para que podamos elegir la que más se ajuste a nuestras necesidades y presupuesto. Merece la pena realizar una inversión económica en un sistema de calidad que pueda garantizarnos la mayor protección.

Y recuerda: viajando a contramarcha el mayor tiempo posible se pueden evitar muchas lesiones graves y fallecimientos infantiles en caso de accidente.

¿Te ha gustado?

Haz click en las estrellas para valorar

Promedio de puntuación 5 / 5. Vote count: 5

Sé el primero en votar

As you found this post useful...

Follow us on social media!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?

Publicado inicialmente el25 enero, 2021 @ 6:00 am