La figura del facilitador de Disciplina Positiva es aún bastante desconocida para muchas familias. En este post entrevistamos a Begoña García, educadora Certificada de Disciplina Positiva para familias.

Educar a un hijo es, con diferencia, el desafío más grande al que nos vamos a enfrentar a lo largo de nuestras vidas. Dudas, incertidumbres, preguntas sin respuesta… cada nueva situación que nos plantea la crianza puede colocarnos en un lugar del que nadie nos ha enseñado cómo salir.

Por ello, cada vez más familias se interesan por cómo afrontar la educación de sus hijos, buscando alternativas más respetuosas al método tradicional basado en el conductismo. Y una de estas corrientes educativas es la disciplina positiva.

Esta semana tengo el enorme placer de poder entrevistar a Begoña García, Facilitadora de Disciplina Positiva y creadora de la comunidad Familias respetuosas, para explicarnos en qué consiste la figura del facilitador de Disciplina Positiva y cómo puede ayudar a las familias en la crianza de los más pequeños.

Entrevista a Begoña García, (Familias Respetuosas)

¿En qué momento de tu vida conociste la Disciplina Positiva?

Cuando me convertí en madre en el 2013, comencé a sentirme un poco perdida. Por mucho que te cuenten, que leas o te imagines, la realidad siempre supera a la ficción. Todo el mundo te da su opinión sobre lo que debes hacer, pero nada encajaba conmigo, siempre tenía a «Pepito Grillo» susurrándome al oído, diciéndome «esto no es para ti», «no les hagas caso», «tú puedes hacerlo de otra manera».

La educación que habíamos tenido mi marido y yo había sido muy diferente (en mi caso había sido una educación autoritaria y en el de mi marido había sido una educación más permisiva) y aunque sabíamos que había matices que queríamos mantener, no era el tipo de educación que queríamos para nuestro hijo.

Busqué en internet todo tipo de información relacionada con la crianza. Quería encontrar mi sitio, un lugar en el que sentirme cómoda.

Cuando mi hijo fue creciendo (1-2 años), la mayoría de la gente decía que era un «niño trampa», por que era tranquilo, obediente, incluso había gente que se atrevía a decir que no era «normal».

Así que cuando me quedé embarazada de nuevo, seguí buscando información. Comencé a leer más en profundidad sobre los modelos de educación que me gustaban y entre los que se encontraba la Disciplina Positiva.

Busqué en libros como «Cómo educar con firmeza y cariño», «Disciplina sin lágrimas», «El poder de la presencia», «El cerebro del niño», «Educar en el asombro», … y encontré mi sitio, ya tenía un mapa y sabía hacia donde dirigirme.

criar con respeto disciplina positiva
pexels

¿Por qué decidiste formarte como facilitadora?

Para mí, la decisión de formarme como facilitadora de Disciplina Positiva para padres, surgió como parte de mi aprendizaje.

Mi idea era profundizar en la Disciplina Positiva como madre, pero conforme me fui involucrando y adquiriendo habilidades, me vi en la necesidad de contribuir de alguna manera.

Di algunos talleres en colegios y asociaciones vecinales y terminé construyendo la comunidad de Familias Respetuosas, de la que estoy tan orgullosa.

¿En qué consiste la función de un facilitador de Disciplina Positiva?

Los niños no vienen con instrucciones debajo del brazo y lo que funciona en una familia, no necesariamente le puede resultar útil a otra.

Por lo que la labor principal de los facilitadores de Disciplina Positiva es guiar a cada padre (a través de actividades vivenciales) a encontrar cuál es su camino.

Son vivencias que llegan al corazón y por las que cada uno, de manera individual, tiene la posibilidad de elegir el camino que quiere tomar, dependiendo de lo que considere como bueno y malo, o de la educación y los valores que haya tenido.

La labor principal de los facilitadores de Disciplina Positiva es guiar a cada padre (a través de actividades vivenciales) a encontrar cuál es su camino. Clic para tuitear

¿Crees que la Disciplina Positiva es beneficiosa o útil para todos los tipos de familias?

Sin duda, creo que sí.

Puede que no todo el mundo esté de acuerdo, puede que no entre dentro de su forma de pensar, pero sé que nos hace reflexionar a todos.

Además, siempre es enriquecedor ver otro punto de vista y la Disciplina Positiva no solo sirve para los niños. El cambio que produce en las personas, trasciende a muchos ámbitos de la vida.

facilitador disciplina positiva
pexels

¿Qué valoración haces de la crianza que, de manera general, se realiza con los niños hoy en día?

En mi opinión, la educación ha dependido siempre de muchos aspectos, el asumir o delegar responsabilidades, el judgar o ser juzgados, la comodidad, la culpa, nuestros juicios, valores, opiniones y la situación en la que se encuentra cada familia. Pero desde hace algunos años, se han venido realizado numerosos estudios que demuestran el gran interés que hay por el desarrollo infantil.

Muchas familias están aprovechando esta información para ser más responsables y consecuentes con la crianza que practican. Ser padres es uno de los retos más difíciles a los que nos enfrentamos en la vida y poder aprovechar toda estos argumentos, me parece una gran oportunidad que no han tenido las generaciones anteriores.

Según tu experiencia, ¿Cuál o cuáles son los principales obstáculos o dificultades que encuentras en las familias a las que acompañas?

Siempre pensamos en qué hacer «para que nuestros hijos cambien». Pero lo que no sabemos es que para que esto suceda debe haber primero un cambio en nosotros, en nuestra forma de pensar, en la manera de expresarnos, en nuestra actitud, porque todo está conectado.

En el acto de educar lo primero es revisarse uno mismo, para así ser consciente del referente que estoy siendo para los niños.

Otro obstáculo es la aceptación de que no podemos aprender todo a la primera, debemos valorar la necesidad de equivocarnos y asimilar que los errores, son oportunidades maravillosas de aprendizaje.

En el acto de educar lo primero es revisarse uno mismo, para así ser consciente del referente que estoy siendo para los niños. Clic para tuitear
el facilitador de disciplina positiva mejora la relación madre hijo
pexels

¿Sientes que a las familias les cuesta mucho trabajo cambiar su manera de educar tradicional por otra más respetuosa?

Como he dicho antes, ser padre es una de las tareas más difíciles que realizamos en nuestra vida y para la que no tenemos formación.

La gente estudia una carrera, hace prácticas, algunos estudian un master y luego se lanzan a la vida laboral. Mientras que para ser padres, te dan el título cuando nace tu bebé y luego poco a poco «estudias la carrera».

Dependiendo de la experiencia que hayas tenido con tus progenitores, lo más fácil es educar como has sido educado. Tampoco salió tan mal ¿verdad?.

Pero ¿que pasa cuando el método que practicas,  no se ajusta a tus valores o no encaja con tus expectativas?, ¿qué pasa si se te presentan nuevos retos que, por las circunstancias de la vida, no tuvieron tus padres?.

La mayoría de nosotros busca información pero, como para todo en la vida, tener un conocimiento sobre algo no garantiza que emprendas una acción.

Puede que te sientas incomodo al principio («esto no es para mí»), que relativices estos nuevos hábitos y minimices las consecuencias («tampoco es tan malo»).

Pero es necesario ser perseverante para establecerlos y necesitamos tiempo y trabajo para asentarlos.

Si buscamos una solución rápida y efectiva al 100%, puede que nunca la encontremos.

Y por último, ¿Qué mensaje mandarías a los padres que estén dudando si acudir o no a una certificación de Disciplina Positiva?

Les diría que adelante, que no se lo piensen.

Para mí, fue una experiencia intensa y maravillosa, en la que mi cabeza hizo «click».

Cambió mi motivación, me dio esperanza e ilusión para divulgar esta forma de educar desde el respeto mutuo, conectando para atender las necesidades de TODOS, para formar parte (pertenencia) y contribuir (sentirnos útiles y tenidos en cuenta), en un mundo mejor.


Los facilitadores de Disciplina Positiva pueden acompañar a las familias a hacer la transición de una educación convencional a otra basada en la firmeza y el cariño mucho más respetuosa.

Quiero dar las gracias a Begoña, por dedicarme su tiempo y por compartir su experiencia y conocimientos sobre la figura del facilitador de Disciplina Positiva. Os animo a que visitéis su web (familiasrespetuosas.com) y la sigáis en sus perfiles de facebook e instagram, donde diariamente publica un contenido muy útil y de gran valor sobre crianza respetuosa. ¡Seguro que os va a encantar!

¿Conocías la figura del facilitador de Disciplina Positiva?¿ te gustaría dar un cambio en tu manera de educar? Cuéntamelo en comentarios.

¿Te ha gustado?

Haz click en las estrellas para valorar

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Vote count: 4

Sé el primero en votar

As you found this post useful...

Follow us on social media!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?