Organizar el botiquín familiar es una tarea muy importante y que nos puede resolver situaciones de emergencia. En este post te doy algunos consejos e ideas para tenerlo siempre a punto.

Sábado, 3 de la madrugada. El pequeño se despierta llorando. Le pones la mano en la frente y con ese mágico super poder materno lo notas. Tiene fiebre. Paracetamol, necesitas paracetamol. Pero no lo encuentras. Después de revolver todos los cajones de la casa, sigue sin aparecer. A buscar una farmacia de guardia. Pesadilla de noche.

Si esta situación hipotética te da tantos escalofríos como a mí o, peor aun, has vivido escenarios similares, este post te interesa.

Tener un botiquín familiar completo y bien organizado es un imprescindible que te hará la vida muchísimo más fácil en momentos de accidentes o imprevistos. No se trata de acumular medicamentos, si no de tener lo que necesitas o lo que puedes necesitar en caso de heridas, quemaduras, golpes o enfermedades leves.

Así que si aun no tienes tu botiquín puesto a punto, este es tu momento. ¡Comenzamos!

Cómo organizar tu botiquín familiar (incluye imprimibles)

Dónde colocar el botiquín familiar

El lugar dentro de nuestra casa donde colocar nuestro botiquín dependerá de cada familia y de sus características, aunque hay algunos consejos que merece la pena seguir:

  1. En un lugar accesible para los adultos:

    No esconder el botiquín en lo más alto de un armario o en un rincón del trastero. Una caja bonita o un contenedor de plástico decorado puede servir para guardar nuestros medicamentos sin que arruine la estética de nuestra casa.

  2. Fuera del alcance de los niños:

    No necesita más comentarios. Niños y medicinas, cuanto más lejos, mejor.

  3. En lugar fresco y seco.

    Si, igual que los paquetes de macarrones. Pero cuánto mejor conservemos los medicamentos y materiales, más útiles serán. También es recomendable que estén protegidos de la luz solar.

  4. Un lugar cerrado, pero sin llave

    No me quiero imaginar lo desesperante que debe ser buscar un medicamento en medio de una migraña y que el botiquín esté cerrado con llave y no poder abrirlo. Las llaves se pierden, se rompen, dejan de funcionar. Así que mejor sin cerraduras ni candados.

  5. Todos juntos

    Con la excepción de aquellos medicamentos que necesiten conservarse en nevera, lo ideal es que guardes todas las medicinas en el mismo sitio. Así evitarás que se pierdan o que caigan en manos de los más pequeños.

  6. ¿Uno o varios botiquines?

    Esto ya es opcional y depende de cada familia. En mi casa, por ejemplo, tenemos 3 botiquines: uno para adultos, uno para niños y uno para perros. De este modo evitamos que se mezcle su contenido y haya confusiones.

Dicho esto, cada uno deberá elegir el mejor lugar para su botiquín. Nosotros los tenemos colocados en una estantería del cuarto de baño, a la vista pero a suficiente altura como para evitar que el niño llegue a cogerlo. En nuestro caso hemos optado por una caja de cartón para las medicinas del peque y una elegante y sofisticada caja de herramientas para los fármacos de adultos. Glamour siempre.

Material de pequeño auxilios

Los accidentes son inevitables, especialmente cuando de niños se trata. Quemaduras, heridas, golpes,… van a suceder tarde o temprano y es necesario que estemos preparados.

El material de primeros auxilios nos permitirá solucionar pequeñas heridas o al menos estabilizarlas hasta que podamos recibir atención sanitaria profesional. De ahí la importancia de contar en nuestro botiquín familiar con los materiales básicos que se necesitan para la primera atención de cualquier circunstancia.

Pero además de vendas, gasas o apósitos es fundamental que cada botiquín cuente con un manual básico de primeros auxilios que esté accesible y siempre preparado para utilizarse.

Imagina que se produce un accidente doméstico en tu casa (por ejemplo, una quemadura con agua caliente). Sabes que tienes que hacer algo para evitar que el daño sea mayor y poder comenzar a tratarla hasta que puedas ir a urgencias y lo vea un médico. En este momento, se te plantean dos opciones: buscar un video tutorial en Youtube sobre cómo manejar la situación o leer las indicaciones de una guía rápida de primeros auxilios. Obviamente, escogerás la segunda opción.

En nuestra casa tenemos la Guía de Primeros Auxilios elaborada por el Servicio de Asistencia Municipal de Urgencia y Rescate (SAMUR) que es muy fácil de entender, con instrucciones muy sencillas y que te dice cómo actuar en caso de casi cualquier emergencia, desde un atragantamiento hasta una hemorragia o un desmayo.

Lo ideal es que todos los miembros de la familia sepan que esta guía está a su disposición y colocarla en algún lugar de fácil acceso en caso de necesitarla (por ejemplo, dentro del botiquín). Otro truco muy útil es poner marcadores de colores o un índice de páginas para que resulte más sencillo encontrar la información que necesitamos en caso de emergencia.

Si quieres, puedes descargarla aquí:

Medicamentos de venta libre

Son aquellos que utilizamos sin que nos los tenga que recetar un doctor/a. Y las familias con niños los conocemos bien.

Analgésicos, antigripales, mucolíticos, antipiréticos (para bajar la fiebre), suero oral, antihistamínicos, pomadas… están a la orden del día en nuestros botiquines familiares y es recomendable que siempre tengamos alguno de estos medicamentos para hacer frente a pequeñas molestias como dolores musculares o resfriados.

Aun así, siempre debemos tener en cuenta que si cualquier síntoma persiste o no mejora con los cuidados domésticos, es fundamental acudir al médico para consultar. (Nota de la era pandémica: afortunados serán los que consigan hablar con su médico, pero eso es otro tema)

Como checklist de medicamentos y material de primeros auxilios que todo botiquín familiar debería tener, puedes utilizar esta que te dejo a continuación:

También es interesante que dejes por escrito los números de emergencias y toxicología de tu lugar de residencia, ya que en momentos de crisis, lo último que quieres es ponerte a buscar en Google.

Listado de medicamentos y sus indicaciones

En mi casa la encargada de la salud soy yo. Al ser veterinaria, me manejo con soltura entre los nombres de los medicamentos y sé para qué se usa cada uno. Pero tardé en dame cuenta de que no todo el mundo es así, y por eso esta idea es de lo más interesante.

Estaba mi marido hace unas semanas con fiebre por el dichoso Covid y me dijo preocupado: «no sé por qué no me baja, si me he tomado la medicina hace ya varias horas«. Alarmada, le pedí que me enseñará el medicamento que se había tomado para la fiebre. Y, como sospechaba, no era el indicado, si no otro compuesto que ni por asomo iba a ayudarle a controlar la temperatura.

Tener un listado en el que escribamos el nombre del medicamento y para lo que sirve no solamente nos va a evitar confusiones como la que acabo de describirte, si no que también hará mucho más fácil delegar tareas y compartir la responsabilidad, por ejemplo, del cuidado de los niños cuando estén malitos.

Te dejo a continuación un descargable que puedes imprimir y rellenar o para que te sirva de inspiración.

Revisión anual

Puede ser en Enero. O a la vuelta de las vacaciones. Cuando tu quieras. Pero hay que hacerla.

Igual que le pasas la revisión al coche o a tu calefacción, el botiquín familiar hay que revisarlo una vez al año. Esta revisión te servirá, principalmente, para tirar todo aquello que no utilices, esté caducado o que se haya deteriorado. También es importante para darte cuenta de si falta algún medicamento de uso habitual o materiales de primeros auxilios y reponerlo.

Un consejo, ¿has visto las etiquetas con la fecha que ponen en los ascensores cuando les hacen la inspección anual? Es muy buena idea poner una etiqueta o papelito dentro de tu botiquín con la fecha de la última revisión y limpieza que has hecho. Así no te quedará la duda y evitarás encontrarte medicamentos caducados en 2016 (me ha pasado).

Recuerda que los restos de medicamentos y sus envases no pueden tirarse a la basura sin más, si no que deben depositarse en los puntos SIGRE. Esto se debe a que así pueden reciclarse sus envases y además evitamos la contaminación de suelos y aguas con los productos farmacológicos. Puedes encontrar un punto SIGRE en la inmensa mayoría de las farmacias.

botiquín familiar
Foto de freestocks.org en Pexels

Tener un botiquín familiar completo y bien organizado nos puede servir de gran ayuda en muchos momentos de nuestra vida, especialmente cuando hay niños en casa . Reconocer las utilidades de los medicamentos y las maniobras básicas de primeros auxilios es una garantía para el cuidado de toda la familia.

¿Te ha gustado?

Haz click en las estrellas para valorar

Promedio de puntuación 4.8 / 5. Vote count: 4

Sé el primero en votar

As you found this post useful...

Follow us on social media!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?

Publicado inicialmente el11 febrero, 2022 @ 11:00 am