El Baby Led Weaning es un método de alimentación complementaria con muchas ventajas pero que a veces produce miedo o incertidumbre. En este post te doy las claves para que puedas empezar a practicarlo de un modo seguro.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad del bebé, puesto que se trata del alimento más completo que puede recibir. En caso de que no se pueda dar el pecho, la lactancia artificial es la segunda mejor opción.

De este modo, durante los primeros 6 meses de vida el bebé tomará leche y solamente leche. Pero ¿qué pasa después?

A partir del sexto mes se pueden empezar a ofrecer otro tipo de alimentos, aunque hasta el año la leche seguirá siendo el alimento fundamental. Es lo que se conoce como alimentación complementaria.

Y se denomina complementaria porque complementa a la lactancia, en ningún caso la sustituye.

Esta alimentación complementaria puede hacerse de dos maneras: mediante papillas y purés o con la comida servida en trozos sin triturar, siendo esta última lo que llamamos Baby Led Weaning (BLW) o destete autorregulado.

Ventajas del Baby Led Weaning

El BLW presenta muchas ventajas y beneficios para el desarrollo psicomotriz, nutricional y emocional de los niños frente a la alimentación complementaria mediante papillas o purés.

Si te interesa conocer a fondo estos beneficios puedes encontrar un post dedicado íntegramente a las ventajas del BLW pinchando aquí.

Como resumen te dejo este cuadro:

Como podrás observar, el BLW parece una opción muy interesante para alimentar a nuestros pequeños a partir de los 6 meses.

Sin embargo, no son pocas las personas, incluyendo algunos profesionales sanitarios, que rechazan este tipo de alimentación argumentando que puede ser peligroso… Veamos el por qué.

¿Es realmente preligroso?

Para responder a esta pregunta vamos a mirar a dos sitios: al pasado y a la naturaleza.

Comenzamos por el pasado. Nuestros antepasados homínidos más antiguos tienen 200.000 años (aproximadamente) de edad. Sin embargo la batidora se inventó en 1910 y las papillas industriales hace poco más de 150 años.

Entonces ¿por qué no nos hemos extinguido sin papillas industriales ni potitos?, ¿cómo alimetaron las madres a sus bebés durante todos esos miles de años? Pues muy fácil, mediante BLW, solo que no lo llamaban así. Seguramente lo llamaban «comer comida normal».

Y es que el Baby Led Weaning no es una moda ni algo novedoso, es simplemente lo que se ha hecho durante toda la historia de la humanidad. Y si miras a la naturaleza, es lo que hacen todas las especies de mamíferos cuando llega el momento del destete.

Con esto quiero decir que estamos diseñados para poder comenzar a alimentarnos con alimentos sin triturar a partir de los 6 meses con total normalidad, siempre que se sigan unas pautas que veremos después.

Los motivos por los que durante décadas se nos ha hecho creer que necesitábamos las papillas para sobrevivir responden a intereses comerciales y darían para otro artículo en exclusividad. Y son esos mismos intereses los que se posicionan en contra del BLW.

Las claves para un Baby Led Weaning seguro

Si te has decidido por el Baby Led Weaning como método de alimentación complementaria, a continuación veremos los conceptos que debes tener muy claros para poder hacerlo de modo seguro. Pero antes de comenzar quiero remarcar cuál es para mí la regla de seguridad más importante: jamás dejar al niño comiendo solo. Siempre, siempre, siempre debe estar acompañado por un adulto que pueda asistirle en caso de necesitarlo.

Edad del bebé

La alimentación complementaria debe empezarse a partir de los 6 meses de vida. En ningún caso debe ofrecerse ningún alimento distinto de la leche (ni siquiera agua) antes de los 6 meses puesto que su sistema digestivo está aun inmaduro.

Sin embargo, esto no significa que justo en el momento que se cumplan los seis meses podamos comenzar con el BLW, ya que hay otros factores importantes que debemos tener en cuenta. Así que habrá niños que la inicien a los 6 y medio, a los 7 o a los 8, en función de su desarrollo.

En el caso de los prematuros, deberá utilizarse la edad corregida.

En resumen , se puede empezar después de los 6 meses, pero nunca antes.

Reflejo de extrusión

Consiste en un mecanismo natural mediante el cual los bebés expulsan de manera automática cualquier objeto sólido que entra en contacto con la parte de anterior de la boca. Es decir, lo escupen.

Este reflejo desaparece entre los 4 y los 6 meses, aunque algunos niños lo mantienen hasta los 8 meses.

A partir de los 6 meses podemos ir empezando a ofrecer pequeñas porciones de comida. Si el bebé aun mantiene el reflejo y las expulsa simplemente hay que tener un poquito de paciencia y repetir la prueba en una o dos semanas.

En ningún caso se debe obligar al bebé a tragar ni meter ningún alimento a la fuerza, nunca. Debemos ser respetuosos con el ritmo de desarrollo del bebé y esperar traquilamente a que esté preparado.

Control de la postura

Para poder iniciar la alimentación complementaria es necesario que el bebé sea capaz de mantenerse sentado y controlar los movimientos de su cabeza, es decir, mantenerla erguida.

En el caso de que al cumplir los 6 meses nuestro bebé todavía no consiga mantenerse en esa postura por sí solo, no es recomendable dar ningún alimento sólido o triturado, puesto que el riesgo de atragantamiento es mayor.

Como hemos mencionado al inicio, el alimento principal hasta el año de edad es la leche, de modo que no debemos preocuparnos y aventurarnos a iniciar la alimentación complementaria demasiado pronto. Es mejor esperar a que el desarrollo del bebé sea el adecuado para garantizar que iniciamos un Baby Led Weaning seguro.

Interés por la comida

A partir de los 5 meses , más o menos, los bebés empiezan a interesarse por lo que comemos. Nos miran, intentan agarrarlo e incluso sacarlo de nuestra boca. Este interés por nuestra comida es uno de los requisitos para iniciar el BLW.

Bajo ningún concepto se debe meter un alimento en la boca del bebé a la fuerza ni obligarlo a tragar. No solo por el riesgo de atragantamiento, sino porque de ese modo vamos a provocar una mala relación del bebé con la comida.

El objetivo del inicio de la alimentación complementaria es, además de aportarle nutrientes, que el momento de la comida sea una experiencia agradable y no un forcejeo. Queremos que aprenda a comer y que lo haga disfrutando de los alimentos, sin sentirse obligado.

Una de las bases de este sistema es la autorregulación. Consiste en que nosotros, como adultos, decidimos qué alimentos ofrecemos, mientras que el bebé decide cuáles come y en qué cantidad. No se fuerza ni obliga a comer.

Orden de introducción de los alimentos

Si consultas distintas fuentes de información verás que hay varias teorías. Algunos expertos recomiendan empezar por los cereales, otros por las verduras, otros por las frutas…

Sin embargo, el Comité de nutricion de la Asociación Española de Pediatría indica que el orden de introducción de los alimentos puede ser variable, es decir, que no existe una pauta fija mejor que otra.

Incluso afirma que » no hay evidencia de que retrasar la introducción de alimentos potencialmente alergénicos más allá de los 6 meses prevenga el desarrollo de alergia a estos».

Así que podremos elegir el orden de introducción que mejor nos parezca.

La única norma fundamental que siempre hay que seguir es que debemos introducir los alimentos uno a uno. Es decir, cuando el bebé pruebe un alimento por primera vez deberemos esperar al menos 48 horas antes de darle otro alimento nuevo.

Así podremos identificar fácilmente si algún alimento le produce alergia o intolerancia.

La presentación de los alimentos

La manera en que cocinamos y presentamos los alimentos es seguramente el factor más importante a la hora de poder hacer un Baby Led Weaning de un modo seguro. Y para ello vamos a mencionar dos aspectos: la dureza y la forma del alimento.

Dureza o consistencia

Hemos de tener en cuenta que con 6 o 7 meses la mayoría de los bebés aun no tienen dientes o puede que tengan uno o dos incisivos, En cualquier caso, no van a poder triturar ni masticar con ellos.

Los alimentos deben ser lo suficientemente duros como para que pueda agarrarlos con la mano sin que se deshagan. Una vez en la boca, al no tener dientes, el niño aplastará el alimento presionándolo con la lengua contra el paladar y las encías.

Si queremos asegurarnos de que la consistencia es la correcta podemos hacer la prueba con nuestras manos. El grado óptimo de dureza sería el que nos permite desmenuzar el alimento fácilmente con nuestros dedos.

La mayoría de alimentos hervidos o al vapor tienen la dureza ideal para que puedan ser manejados por los niños.

Forma del alimento

La forma en que cortemos y ofrezcamos el alimento también es importante para poder practicar BLW de una manera segura.

Como regla de oro, quédate con esta: NUNCA, NUNCA, NUNCA ofrecer alimentos de forma redondeada. La mayoría de las muertes por asfixia en niños se producen por alimentos u objetos de forma redonda que actúan taponando las vías aéreas e impidiendo la respiración.

Aceitunas, uvas, cerezas, arándanos…jamás deben ofrecerse enteras. Lo ideal es cortarlas en 4 mitades, de manera que tengan una forma irregular.

baby led weaning seguro
criarconsentidocomun.

Otros alimentos como la zanahoria o las salchichas cortadas en rodajas también se consideran como redondeadas y pueden provocar asfixia.

Para el resto de alimentos, la mejor forma de cortarlos es en bastones o palitos, para que el bebé pueda agarrarlos fácilmente con la mano y los pueda comer sin peligro.

baby led weaning seguro
doctoraki

Alimentos con más riesgo de asfixia

Lo primero que hay que saber es que asfixia y atragantamiento no es lo mismo.

El atragantamiento y las arcadas son un proceso fisiológico que les ayudan a aprender a gestionar la comida y no debe preocuparnos. Cuando los niños se atragantan tosen, tienen arcadas e incluso vomitan para resolver el problema.

Sin embargo, la asfixia se produce cuando un objeto o alimento obstruye las vías aéreas e impide respirar al niño. Se trata de una urgencia vital ante la que debemos actuar rápidamente, como veremos más adelante.

Como siempre, más vale prevenir que curar, de modo que aquí te dejo una lista con los alimentos que más riesgo de asfixia presentan.

baby led weaning seguro

Alimentos prohibidos

Independientemente de si optas por BLW o por los purés y papillas, hay una lista de alimentos que no se pueden ofrecer antes del año de edad.

Algunos de ellos, como la miel o las verduras de hoja verde, son altamente peligrosos y pueden provocar serios problemas de salud si los damos antes de tiempo.

En la imagen que aparece a continuación están detallados estos alimentos que nunca debes ofrecer antes de los 12 meses del bebé.

Primeros auxilios y dispositivos anti-asfixia

A lo largo de este post hemos visto un montón de recomendaciones para evitar situaciones peligrosas con la alimentación de nuestros bebés y paracticar un Baby Led Weaning seguro, pero aun así siempre hay que tener unos conocimientos previos de primeros auxilios.

Personalmente creo que todos los padres y cuidadores deberíamos saber cómo actuar en caso de asfixia, independientemente del tipo de alimentación que les ofrezcamos. No debemos olvidar que en muchas ocasiones la asfixia se produce por objetos distintos de alimentos como canicas, pilas o juguetes.

Actualmente existen multitud de vídeos, como el que te muestro a continuación, en los que se explica claramente cómo actuar en caso de asfixia en un bebé. También puedes consultar a tu enfermera o pediatra, puesto que ya muchos centros de salud ofrecen cursos de primeros auxilios.

Desde hace pocos años, podemos encontrar en el mercado dispositivos médicos anti – atragantamiento que sirven para desbloquear la vía aérea en caso de asfixia. Actúan haciendo vacío de modo que el alimento u objeto es succionado hacia el exterior y son de uso muy sencillo.

Aunque hay algunos estudios que ponen en duda su eficacia, yo preferí curarme en salud y compré uno de ellos al iniciar el BLW con mi hijo. Afortunadamente no he tenido que usarlo en ninguna ocasión.

Los modelos que más fácilmente se encuentran son Dechoker y LifeVac.

El Baby Led Weaning es un método de alimentación complementaria con más beneficios que riesgos si lo hacemos siguiendo unas reglas que no son complicadas.

Aun así, mi recomendación para todos los padres y madres que quieran iniciarlo es que estudien, pregunten, se documenten, consulten y obtengan toda la información que necesiten para poder llevarlo a cabo. Existen multitud de cursos y talleres, libros, web, revistas…que harán que iniciar el BLW sea una experiencia agradable y sin peligros.

¿Te ha parecido interesante? ¿Practicas o has practicado BLW con tus hijos/as? Si quieres contarme tu experiencia te leo en los comentarios.

Muchísimas gracias por leerme y , si quieres, comparte este artículo en tus redes. Así podremos llevar la información a mucha más gente.

¿Te ha gustado?

Haz click en las estrellas para valorar

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Vote count: 13

Sé el primero en votar

As you found this post useful...

Follow us on social media!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?