Salud

Guía de cuidados básicos durante el postparto (parte 2)

El postparto es una etapa crucial en la vida de las madres recientes. Sin embargo, en ocasiones, no recibe la atención que se merece. En este post continuamos viendo los cuidados más importantes que necesita

En la última entrada (puedes leerlo aquí ) vimos la primera parte de esta guía sobre los cuidados básicos durante el postparto y repasábamos como cuidar y desinfectar las heridas y cicatrices, las revisiones médicas, el cuidado del suelo pélvico y la nutrición de las recién estrenadas mamás.

Esta semana continuamos con otros cuidados importantes que no debemos pasar por alto durante el postparto. ¿Quieres saber más? ¡Pues vamos allá!

Foto de Anna Shvets en Pexels

Cuidar la Mente

Normalmente se hace mucho hincapié en la recuperación física de la madre tras el parto pero ¿qué pasa con su estado de ánimo y sus sentimientos?

Ser madre es una experiencia de una dimensión enorme que provoca cambios profundos en el cuerpo y la mente de las mujeres. Esto unido al agotamiento, la presión social, el aislamiento y el modo de vida actual puede desembocar en ansiedad, tristeza, trastornos del sueño y la alimentación y, en los casos más severos, depresión.

Recientemente hemos celebrado la Semana Mundial de la Salud Mental Materna, necesaria para visibilizar los problemas psicológicos que sufrimos muchas mujeres al convertirnos en madres. Y es que el soporte emocional de las madres debería ser algo fundamental en los cuidados durante el postparto.

Diferencias entre «Baby blues» y Depresión postparto.

El «Baby Blues» o tristeza por la llegada del bebé afecta a un gran número de madres recientes (entre el 50 y 80%) y se caracteriza por cambios de humor, irritabilidad, tristeza, angustia… Se debe principalmente a los cambios hormonales que provoca el fin del embarazo y el inicio de la lactancia y suele desaparecer en 2 o 3 semanas.

Por otro lado, la depresión postparto afecta a un 10-15% de madres. Suele presentar los mismos síntomas que el Baby Blues pero mucho más intensos y se prolongan en el tiempo más allá del primer mes, llegando incluso a durar un año en algunos casos.

Ante una depresión postparto es fundamental recurrir a un especialista en psicología perinatal para poder tratarla correctamente, ya que puede tener consecuencias muy negativas tanto para la madre como para el bebé.

Diez consejos para cuidar tu mente

  1. Sigue tu instinto

    Habrá días en los que quieras meterte en la cama con tu bebé
    y llorar todo el rato. Está bien. Otros días querrás salir a la calle y comerte el mundo. Está bien, también. Escucha tu cuerpo y déjate llevar por tus sentimientos.

  2. Ignora a los opinólogos

    Familia, amigos, vecinos, incluso perfectos desconocidos van a saber cómo criar a tu hijo y te lo van a decir una y mil veces. Ignóralos. No gastes energía en discutir. Tú eres la madre, nadie sabe mejor que tu lo que necesitas en cada momento.

  3. No te fuerces

    No hay prisa ninguna. Cada mujer tarda un tiempo distinto en recuperarse, date tu tiempo, tómalo con calma. La casa puede estar sucia, no pasa nada por no bañar al bebé a diario, no hay nada urgente en este momento más que tu bienestar y el de tu bebé.

  4. No te compares

    Si tu vecina recuperó el peso ganado en 2 semanas, bien por ella. Si tu compañera de trabajo se subió al Everest a los pocos meses de parir, estupendo. Pero ellas no son tu. No son mejores ni peores, simplemente son distintas. Así que no te fijes en lo que hacen o no las demás, solo va a servir para presionarte y agobiarte.

  5. Déjate querer

    Deja que te mimen, que te cuiden, que te apoyen, que te ayuden. Hay mucha gente a tu alrededor con ganas de cuidarte, así que aprovecha el momento.

  6. Quiérete

    Muchas veces somos nuestras peores enemigas. Acabas de hacer un milagro con tu cuerpo, has gestado y has parido. Trátate bien, háblate con cariño y perdónate tus fallos. Mímate tanto como puedas.

  7. Busca tu apoyo

    Puede ser tu pareja, una amiga o un grupo de crianza, pero tener una persona que te proporcione un lugar seguro donde desahogarte es una fantástica terapia.

  8. Todo pasa y todo llega

    Tu bebé dormirá, las tomas de leche se espaciarán y podrás descansar. Tus heridas curarán y dejarán de dolerte. Tu cuerpo se recuperará y podrás volver a tus actividades cotidianas. El postparto no dura para siempre, así que no te agobies, todo pasará.

  9. Celebra cada momento

    Una siesta inesperada, un postre de chocolate, la llamada de una amiga, una ducha caliente… busca y celebra pequeños ratitos de placer en medio del caos que supone un bebé recién nacido. Te recargarán las pilas.

  10. Pide ayuda

    Si a pesar de todo no te encuentras bien o sientes que algo va mal habla con tu médico y pide ayuda de un especialista. Es algo muy frecuente y no hay nada de lo que avergonzarse.

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Vuelta al deporte

La actividad física es beneficiosa en cualquier etapa de la vida, aunque durante el postparto debemos tener una serie de precauciones para no lesionarnos ni poner en peligro nuestra salud.

Ventajas del deporte en el postparto

Mantenerte activa y hacer algo de ejercicio son una parte esencial de los cuidados durante el postparto que pueden mejorar tu estado de ánimo y tu bienestar físico. Alguna de las ventajas que puedes obtener con el deporte son las siguientes:

  • favorece la oxigenación de los tejidos
  • ayuda a prevenir la aparición de varices en las piernas
  • mejora el estado de ánimo, especialmente si se realiza en grupo o al aire libre
  • mejora la calidad del sueño
  • favorece la eliminación de líquidos retenidos
  • mejora la autoestima

Cuándo y cómo comenzar

Lo más importante es no tener prisa, especialmente si antes del embarazo no eras una deportista de élite.

Se recomienda que durante los primeros 40 días el ejercicio se limite a paseos suaves, sin llegar a cansarte. Ten en cuenta el enorme sobresfuerzo al que tu cuerpo se ha sometido durante el embarazo y parto, se merece que le demos el tiempo necesario para recuperarse ¿no crees?

Una vez pasada la cuarentena, debemos elegir un deporte que se ajuste a nuestra nueva situación.

Los deportes de impacto como correr, jugar al tenis o saltar pueden afectar a nuestro suelo pélvico de manera negativa, de modo que antes de practicarlos deberíamos consultar a un especialista para que nos haga una valoración. Si nuestro suelo pélvico ha quedado dañado durante el parto deberíamos evitar este tipo de deportes para no empeorarlo.

Otros deportes como la natación, el pilates o el yoga son buenas opciones para retomar nuestra actividad física, puesto que no ejercen presión sobre el suelo pélvico y nos van a ayudar a tonificar nuestros músculos y ponernos en forma nuevamente.

Por último, los abdominales hipopresivos son una manera muy eficaz de hacer ejercicio a la vez que fortalecemos y recuperamos nuestro suelo pélvico.

cuidados postparto
pexels

Piel y pelo

¿Sabías que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo? Y, al igual que el resto de nuestro organismo, se ve afectada por los cambios tan bruscos que suceden durante el embarazo y postparto.

La piel tiene muchas funciones: nos protege, regula nuestra temperatura, interviene en la fabricación de Vitamina D, actúa como órgano sensorial… y por eso merece que no nos olvidemos de ella y la incluyamos en los cuidados del postparto.

Manchas, estrías y más

Durante el embarazo y después del parto nuestra piel puede presentar alteraciones que debemos atender para que permanezca sana.

En primer lugar, la sequedad en la piel es una condición muy frecuente durante el postparto, que se manifiesta con tirantez y falta de vitalidad. Aplicar diariamente una crema hidratante o algún aceite (como el aceite de almendras dulces) así como beber suficiente cantidad de agua al día pueden ayudar a mejorar el aspecto de la piel.

También son muy habituales las temidas estrías, que suelen aparecer en pecho, abdomen y muslos. Aunque se trata simplemente de un problema estético muchas mujeres se sienten acomplejadas por la aparición de estas marcas de la piel. Existen en las farmacias muchas cremas y aceites para prevenir y tratarlas estrías, aunque bajo mi experiencia el producto que mejor resultado tiene es el aceite de rosa de mosqueta.

Por último, también pueden surgir manchas en la piel, como el melasma (manchas oscuras) o xantelasma (depósitos de colesterol en los párpados con una tonalidad amarillenta). Aunque se trata de lesiones benignas pueden ser muy extensas y es posible que requieran la valoración de un dermatólogo.

En cualquier caso, si queremos hacer algo realmente bueno por nuestra piel es seguir el siguiente consejo: usar fotoprotector. Tanto en invierno como en verano, proteger nuestras zonas de piel expuestas es la mejor manera de prevenir manchas y el envejecimiento de la piel, especialmente en momentos más sensibles como son el embarazo y postparto.

Caída del cabello

Cuando pensabas que el postparto había terminado, un día sales de la ducha y te das cuenta que tras de ti has dejado una inmensa bola de pelo.

Es completamente normal. Aproximadamente tres meses después de dar a luz, se produce una caída abundante del cabello que responde a motivos hormonales.

No hay que preocuparse, puesto que pasadas unas semanas esa caída se normaliza y volvemos a recuperar nuestra melena habitual, y tampoco es necesario ningún tratamiento. Sin embargo, si puede ayudar a frenar la caída evitar el uso de productos agresivos, como tintes, planchas o secadores de pelo.

Tratar la piel y el pelo desde dentro

Tanto el estado de nuestra piel como de nuestro pelo se va a beneficiar si seguimos unas pautas sencillas de alimentación:

  • Beber suficiente agua durante el día
  • Evitar el café, el alcohol y tabaco
  • Comer abundantes frutas y verduras, especialmente aquellas con beta carotenos, como las zanahorias o con capacidad antioxidante, como los frutos rojos
  • Evitar la exposición solar y usar siempre fotoprotector.
cuidados postparto
Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

En estos dos últimos post hemos repasado los cuidados básicos que las madres recién estrenadas deberíamos tener en cuenta durante nuestro postparto.

Como resumen, si tuviera que elegir una frase para englobarlos todos sería esta: No tengas prisa. Y es que en este mundo sobrestimulado se tiende a exigirnos una rapidísima recuperación después de dar a luz que no se corresponde con los ritmos y necesidades de nuestro cuerpo y de nuestro bebé recién nacido.

Hay , sin embargo, un aspecto importante del postparto que no he mencionado: la lactancia. Y es porque se trata de un tema tan complejo que creo que se merece un post en exclusividad y que prepararemos próximamente.

Espero que esta guía de cuidados durante el postparto te haya resultado interesante y te animo a que la compartas con futuras mamás o con otras mujeres a las que pienses que les puede ayudar. Muchísimas gracias por leerme.

¿Te ha gustado?

Haz click en las estrellas para valorar

Promedio de puntuación 5 / 5. Vote count: 5

Sé el primero en votar

As you found this post useful...

Follow us on social media!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.